Carta del Párroco

¡Qué mal humor tengo cuando algunas cosas no se dan por la mañana! Son sencillas: el baño libre, el café caliente, poco ruido alrededor, ningún llamado en el celular… Son pocas cosas que necesito para empezar bien el día.
¡Me olvidaba! Necesito buena luz… que me reciba el día con claridad para iniciar con disponibilidad a lo que venga y pueda, con la ayuda de Dios, dar lo mejor de mí.
Desde el colegio parroquial Santo Domingo Savio creemos que nuestros niños y niñas, los adolescentes, en realidad, toda la comunidad educativa, necesita cosas muy sencillas para tener un buen día de clases… Este tiempo nos desafía aún más a desplegar un anhelo… ser PRESENCIA cercana, palpable, encarnada… entre las familias del barrio La Cava, para llevar ese buen día y una buena luz mientras continuamos comprometidos con nuestra misión.
Nuevamente me queda agradecerles por estar PRESENTES con su ayuda, su interés y su oración!
Qué Dios los bendiga, que no perdamos la alegría, fruto de la confianza en SU PRESENCIA y nos regale una profunda paz!

Padre Juanacho Pandolfini